Querétaro
Explora Querétaro  Búsqueda avanzada
Intereses   Zonas
Aventura
Turismo religioso
Cultural
Histórico
Arqueológico
Buena Vida
Pueblos y ciudades
Ecoturismo y campamentos
 
Ciudad de Querétaro
Semidesierto de Querétaro
Sierra Gorda
Sur de Querétaro
Mapa del Estado
Querétaro en el Mundo

Enclavadas en medio de la serranía, las misiones se erigen con una evidente envergadura, como si quisieran competir con el esplendor de los bosques y selvas que están a su alrededor. Pareciera que los franciscanos, al construir estos templos con la ayuda de los indígenas pames, buscaban no emular su entorno, sino camuflarse. Visita los cinco templos misionales y descubre el singular barroco mestizo  que se conjuga, con bríllo y esplendor, con la suculenta vegetación.

 

Históricamente, la Sierra Gorda fue una región que se conquistó y evangelizó muy tarde. En 1744 el coronel José de Escandón pacificó a las tribus nómadas de pames y jonaces mediante una sangrienta campaña militar. Hacia 1750, el franciscano fray Junípero Serra fue enviado para fundar las cinco misiones que los mismos indígenas construyeron y adornaron. Han sido nombradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, puesto que son una muestra singular y sorprendente del mestizaje cultural en esta apartada región del mundo.

 

Las misiones franciscanas de la Sierra Gorda simbolizan la última fase de evangelización en México. Cada templo representa una declaración artística elocuente con empleo de motivos y símbolos franciscanos e indígenas; cada fachada ostenta un singular barroco mestizo. Por eso fueron declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco, porque aún retienen su carácter vernáculo.

 

Las cinco misiones franciscanas
El barroco, surgido durante el Renacimiento, fue el estilo artístico que adoptó la Iglesia para propagar sus ideas durante los siglos XVII y XVIII. Se exportó a las colonias en donde lo lujoso y detallado de sus formas gustó mucho a los indígenas, quienes por cierto provenían de una larga tradición visual. Las fachadas de las cinco misiones franciscanas explotaron los recursos barrocos para simbolizar distintos temas de la fe cristiana. Estas fachadas, precedidas por amplios atrios, funcionaron como instrumento de evangelización.

 

Santiago de Jalpan
Construida entre 1751 y 1758, esta misión estuvo dirigida por fray Junípero Serra. Fue la primera de la cinco misiones y por ello se dedicó al apóstol Santiago, el santo de los militares, para defender la fe en esta nueva tierra que comenzaba a ser evangelizada. Su fachada es de color azafranado y se encuentra invadida por un sarampión de flores. En el nicho que alguna vez ocupó la imagen del apóstol Santiago hoy se encuentra un reloj, puesto en 1898 por el general Rafael Olvera, quien resultó más célebre por su delito estético que por sus logros militares.

San Miguel Concá
Aunque la construcción de esta misión se inició hasta 1754, fue la primera en concluirse. Esta misión quizá sea la más mestiza, pues su ornamentación de grandes flores y follajes y lo tosco de sus esculturas muestra claramente la mano del artista indígena en su edificación. Sobresalen dos detalle únicos en los templos barrocos latinoamericanos: las figuras del sol y de la luna, que representan la dualidad del universo y el sincretismo de la cultura española e indígena, y el remate del templo con la imagen de la Trinidad.

San Francisco del Valle de Tilaco
Dedicada a San Francisco de Asís, fue construida entre 1754 y 1762 por fray Juan Crespi. Esta es la más pequeña y sencilla de las cinco misiones. En su fachada se puede apreciar un jardín de angelitos removiendo el cortinaje de un telón para que ingresa la luz al recinto. Representa la profesión de una fe ingenua y pura. En medio de la fastuosidad de esta portada llena de flores y pámpanos, llama la atención las cuatro sirenas sonrientes cuya interpretación se desconoce.

Nuestra Señora de la Luz de Tancoyol
Atribuida a fray Juan Ramos de Lora, esta misión fue construida entre 1761 y 1767. Su fachada es, iconográficamente, la más elaborada, pues se observan detalles tradicionales de las construcciones europeas acompañados de elementos indígenas, como un jaguar y personajes con rasgos olmecas. La fachada representa a varios santos reunidos en coro a la Virgen sobre estípites y columnas salomónicas florecientes de vegetación calcárea, por eso se dice que simboliza la misericordia divina.

Santa María de las Aguas de Landa
Dedicado a la Purísima Concepción, este templo es quizá el más ornamentado de los cinco. Fue construido entre 1761 y 1764 por fray Miguel de la Campa. En los diferentes niveles de la fachada se congregan todos los personajes que conforman la Ciudad de Dios: Cristo, los arcángeles, apóstoles, mártires, monjas y escritores. Sobresale, en la cúspide y al centro, San Miguel Arcángel, vencedor del demonio. La misión de Landa señala el final de la conquista espiritual de la Sierra Gorda.

 

Fray Junípero Serra
Nacido en Mallorca, España, en 1713, llegó a Jalpan a mediados del s. XVIII con la encomienda de evangelizar a los indígenas dispersos. Fueron alrededor de nueve años los que fray Junípero permaneció en esta región, dirigiendo la construcción de las misiones y enseñando distintas labores de la vida sedentaria, como la siembra, la ganadería, la carpintería y la costura. En 1769 fue enviado a evangelizar la zona de California, donde fundó nueve misiones más. Junípero Serra murió en 1784 y fue beatificado por la Iglesia Católica en 1988.

 

¿Cómo llegar a las misiones?
Viajando por la carretera federal 57 México–Querétaro, toma la desviación hacia la Sierra Gorda, incorporándote a la carretera federal 120 San Juan del Río–Xilitla. Sigue las indicaciones para llegar a cada misión. Como referencia, de Santiago de Querétaro a Jalpan –el corazón de la Sierra Gorda– son 190 km y, más o menos, tres horas y media de viaje. Entre cada misión de hace, en promedio, 40 minutos.

Galería
  • Highslide JS
  • Highslide JS
  • Highslide JS
  • Highslide JS
  • Highslide JS
Querétaro Recorridos Explora Gastronomía Hoteles Diversión
• Cines
• Compras
• Teatros
• Bodas