CAVAS, GUÍAS Y MÁS

Venir a Querétaro es recobrar momentos de la historia de nuestro país mientras se vive el avance de uno de los estados de mayor importancia en el México de los últimos años.

Calles trazadas hace casi quinientos años; recintos naturales redescubiertos para tu visita; imponentes construcciones coloniales, danzas tradicionales y festivales de talla internacional, son apenas elementos que hacen que el estado sea de los primeros destinos turísticos al interior del país.

Pronto se ha vuelto costumbre de cualquier viajero venir a encontrarse con el desarrollo de una enología creciente en sus cientos de hectáreas dedicadas a la producción del vino en la zona central del estado de  Querétaro, la cual ha ganado el reconocimiento de expertos en la materia a nivel internacional, como sucedió en el Concours Mondial de Bruxelles 2018, de vinos mexicanos selectos, con catadores provenientes de China, Estados Unidos, Francia, España, entre otros.

Con casi una treintena de casas dedicadas al goce de esta actividad milenaria, el semidesierto queretano te provee de espacios dignos del paladar y el gusto exigente, cada uno de ellos con el propósito de otorgar experiencias irremplazables a los amantes de las libaciones del vino en el lugar adecuado.

                                         

Las variedades de sus uvas (Syrah, Merlot, Tempranillo, Malbec, Sauvignon Blanco, Chardonnay etc.) proveen a los visitantes de estos viñedos de una alegre efervescente de los gratos momentos al recorrer las vides de la mano de expertos; al probar las distintas tonalidades de los sabores entre el paladar y admirar los majestuosos cielos azules que se ciernen a lo largo del paisaje, que, en algunos lugares, se completan con el enigma natural del monolito más representativo de Querétaro, la Peña de Bernal.

La gama de experiencias es variada, cada viñedo te ofrece un placer propio. Desde aquellas construcciones acogedoras y frescas para el calor de mediodía —o de cálidas luminarias para ocasiones más íntimas—, hasta agradables caminatas entre el aroma de la tierra y los de la madera que forran los barriles en sus cavas; desde los flamantes platillos de sus restaurantes hasta los quesos y carnes frías para maridar tu copa, hasta los mejores paisajes para los fondos de tus fotos de perfil, los viñedos queretanos crean memorias únicas.

                                   

Para el deleite

Para quienes el placer de degustar un buen vino, rodeado de un ambiente agradable y un espacio confortable, disfrutar entre gratas amistades o entre las sonrisas de una acompañante, Vinícola Tequisquiapan, Bodegas Vaivén, Cava 57, Tierra de Peña, Paso de Sierra, Bodegas de Cote,  Vinícola Tierra de Alonso, así como los viñedos Azteca o Vinos del Marqués, son una excelente opción para probar una excelente variedad de vinos y sumarle el recorrido por sus tierras y sus procesos de producción.

 

Eventos y momentos especiales.

Si eres de las personas que buscan el espacio perfecto al aire libre para festejar  la boda de tu hija o la tuya propia, reunir a toda la familia para tu aniversario o simplemente para festejar tu cumpleaños de una manera distinta —o donde además pudieras pasar la noche para terminar con una velada junto a tu pareja—, bajo la atmósfera única de calma que brindan los viñedos y ese ambiente particular de las construcciones de corte rústico que se combinan con la elegancia y la modernidad,  Hacienda Amazcala, Viña del Cielo, Hacienda Atongo, el Hotel María y Bernardo, te ofrecen una alternativa perfecta.

                            

Recorridos y visitas guiadas

Sin embargo, la carta fuerte de las vitivinícolas Queretanas, —algunas con mayor historia que otras, como el caso de Viñedos la Redonda, con más de cuarenta años en el estado produciendo vinos; o los de Freixenet, si bien más recientes, destacados por sus vinos artesanales— es otorgar a sus visitantes la incomparable experiencia del recorrido por sus viñedos, guiados por verdaderos sommeliers que explican a cada paso los pormenores de la tierra y los procesos que resultan en una uva de características propias que distinguen a sus vinos de los otros de la región y del mundo.

Finca Sala Vivé, Viñedos Puerta de Lobo, Viñedos los Rosales, Vinícola San Patricio o Viñedos la Redonda, son algunos de los lugares cuyos vinos representan, más allá de sus sabores, la apreciación de su fabricación en una geografía tan especial como la de la zona central semidesértica de Querétaro, porque el clima de la zona es especial, porque los parajes que rodean a los viñedos, y de los que forman parte, parecieran complementar el cuerpo del vino que bebes durante el recorrido mientras aprendes características de la uva y la instrumentación que se requiere para crear vinos de calidad, como han sido catalogados ya los de origen queretano.

                                                

Un paso por las casas vitivinícolas de Querétaro es el justo maridaje para quien se atreve a elegirlo como destino turístico o de descanso,  el maridaje para disfrutar del paso por sus paisajes centrales, sus pueblos mágicos y sus calles coloniales, aunado al placer de contemplar esos aspectos vivos en el centro de un desarrollo económico sin par en el país.

 

Si bien deseas más información sobre las vinícolas en el estado y sus eventos, puedes visitar el sitio web de la Asociación de Vitivinicultores de Querétaro en www.avq.com.mx , donde podrás encontrar links directos a las páginas de las casas productoras de vino aquí mencionadas.