MAYOR GASTRONOMÍA, HOSPEDAJE Y DIVERSIÓN

Cruzando el Pueblo Mágico de Bernal, la carretera número 100 se dirige al municipio de Tolimán, donde se encuentra el umbral que divide al semidesierto de la majestuosa cadena montañosa que forma la Sierra Gorda queretana, zona de gran riqueza natural y cultural entre las laderas y las cimas de diversos microclimas.

El camino se bifurca antes de comenzar el ascenso entre los cerros sobre una carretera que se abre entre espléndidos paisajes con ecosistemas claramente marcados. Si tomas el camino derecho, transcurrido poco más de una hora, sabrás que entras al municipio de San Joaquín con el cambio de los colores, de la tierra, del aire fresco, la vegetación tornándose boscosa, un lugar completamente distinto al de la ciudad, el semidesierto del altiplano queretano o al del desierto cerril de Peñamiller.

Hace apenas unos años, San Joaquín Pueblo Mágico era principalmente reconocido por el prestigiado Concurso Nacional de Huapango Huasteco, con el que este pintoresco municipio obtuvo el sobrenombre de Catedral del Huapango. Un viaje a San Joaquín, para muchos, significaba un picnic a Campo Alegre o a tomarte fotos al Mirador de la Crucita; más allá de la cabecera, las ruinas y pequeñas pirámides prehispánicas de la zona arqueológica de Ranas, las Grutas de lo Herrera o las cascadas de Las Maravillas. Esos eran las principales formas de adentrarse a los atractivos de este rincón de la Sierra Gorda, pero ahora, las nuevas opciones para divertirte y pasar un agradable fin de semana en San Joaquín serán algo que no podrás dejar de lado.

 

Gastronomía

Lo primero que destaca en esta nueva etapa turística de este Pueblo Mágico, es su cocina. Más allá de las ricas gorditas de queso enchilado en el mercado, se pueden encontrar platillos para todos los gustos y, lo mejor, a cualquier hora.

Existen gran cantidad de viajeros renuentes a dejar la costumbre de un buen desayuno que incluya unos huevos (llamados blanquillos en muchos lados) al gusto en la mañana o unos ricos chilaquiles, fruta o café; para ellos, el Restaurante El Otatal (nombrado así por una antigua mina en el municipio), es el lugar perfecto. Los platos son generosos, la sazón sabrosa, los precios cómodos, y, lo más importante, su ubicación: a solo unos pasos de la presidencia municipal y a un costado del quiosco de la explanada; es un lugar confortable, con un servicio rápido y amable.

Hay quienes buscan el sabor tradicional, que los platillos formen parte del lugar, que representen la comida mexicana. San Joaquín posee las enchiladas rojas -conocidas en ciertos lados como queretanas, hay quienes dicen que son potosinas-, pero con cecina y el condimento esencial sanjoaquinense, el orégano local. No habrá persona en la catedral del huapango que no cocine con el orégano que solamente se da en esa geografía, y del que los lugareños se sienten orgullosos.

Esas enchiladas puedes comerlas, con una sazón particular, en Restaurante Citlali, justo frente al monumento de la Glorieta de la Piedra Redonda, el punto de llegada a este bello municipio; o bien, en el Restaurante El Burrito, donde, además de llenar el hambre con un gran plato de carne y ese sabor mexicano de las enchiladas, podrás saborear un gigantesco burrito bañado en salsa verde, exclusivo para comensales de “buen diente”, con un sabor digno de probarse.

Existe un lugar que se atrevió a recrear la gastronomía local y combinarla en un concepto moderno de identidad; Restaurante La Petenera, nombre proveniente de un instrumento de cuerda que inspiró una pieza de huapango, un rasgo cultural de San Joaquín. El concepto del chef busca incorporar a la mayoría de sus platillos la identidad de la manzana, la fruta más característica de esta localidad; el pollo a la manzana, el sushi, o el helado frito, son platillos así que no te puedes perder.

El chicharrón de San Joaquín, que muchos podrían confundir con las carnitas, es también parte de la comida tradicional de este Pueblo Mágico, a tal punto que se piensa organizar próximamente una feria dedicada a este platillo. Chicharrones Puro San Joaquín, hay quienes lo afirman, son los mejores y piensan demostrarlo.

Si estás en busca de otro platillo imperdible, la deliciosa brocheta de carnes del Restaurante El Torito es una excelente opción; sus camarones en queso y salsa de chipotle, son incomparables. Para la noche, Antojitos Memo prepara sabrosas tortas y hamburguesas con las que no te irás a dormir con hambre –y si las pides doble, el tamaño te sorprende-.

 

 

Dónde dormir…

Las opciones para hospedarte en San Joaquín también son para todos los gustos, desde la comodidad de alojarte dentro del pueblo, hasta la tranquilidad que te da estar rodeado de la naturaleza. El Mesón Doña Lupe ofrece habitaciones cómodas, muy cerca del centro de San Joaquín, en un entorno dedicado a la tradición del huapango. El color blanco de sus muros, los contornos de sus ventanas, recuerdan a los trajes típicos de este baile huasteco; además, cada una de las habitaciones son identificadas con los nombres de piezas de huapango (incluido el autor de la canción).

Las Cabañas Las Ovejas, a sólo 5 minutos de la cabecera municipal, son una excelente opción para quienes buscan alejarse del ajetreo de la vida urbana. Sus tres cabañas cuentan con una pequeña estufa, frigobar, baños con agua caliente; un área común con asador y un clima ideal para respirar el aire puro y privilegiado de San Joaquín.

Cabañas Xicali, por su parte, unos kilómetros más alejados de la cabecera, pasando la comunidad de Las Maravillas y adentrándose en una de las laderas de las montañas, ofrece un clima templado y un paisaje espectacular que se abre entre las colinas para contemplar desde la Cabaña del árbol o desde sus albercas de agua caliente. Además, sin importar la distancia que las separa de la cabecera municipal o de la carretera, Xicali cuenta con la suficiente señal de wifi para quienes necesitan no sentirse incomunicados. También cuenta con una pequeña tienda donde encuentras los consumibles necesarios, y donde incluso puedes tomarte unas micheladas, para que tu fin de semana en San Joaquín sea una experiencia satisfactoria.

 

Curiosidades y Diversión

En un rincón de la cabecera municipal, se encuentra un lugar especial por reunir y trabajar los diversos minerales que se dan en la región. Antigua Roca es una recomendación para visitar y llevarte a casa un regalo o un souvenir, que no sólo promete decorar tu casa, sino mantener alineada tu energía, pues existen una gran variedad de minerales oriundos del municipio que, ahí te explicarán, se adecuan a tu propia personalidad y tus necesidades.

Entre los nuevos proyectos que han surgido entre la población de San Joaquín, el Parque Recreativo La Escondida destaca por la diversión que tienes a la mano. Ubicado en el mismo pueblo de San Joaquín, La Escondida cuenta con una extensa área boscosa adaptada para que puedas jugar gotcha con tus amistades y la familia, un circuito de cinco tirolesas, una pequeña cancha de bádminton y la posibilidad de practicar tiro con arco.

Parque La Escondida cuenta también con una pequeña tienda, espacio y casa de campaña para hacer camping, una sala de audio, incluso unas pequeñas grutas donde los niños podrán divertirse a sus anchas.

Con todo esto, la gente de San Joaquín, que brilla por su calidez humana, muestra sus legítimas ganas de hacer que su pueblo sea verdaderamente mágico, un lugar genuino, un imperdible destino turístico del estado de Querétaro.

 

restaurante La Petenera en municipio de San Joaquín