UN PASEO PINTORESCO POR PROVINCIA

Un fin de semana en Tequis, descubriendo sus nuevos rincones

Sí hay algo en Tequisquiapan que se disfruta de manera especial, como en ningún otro Pueblo Mágico de Querétaro, es caminar. Sus calles adoquinadas, las flores que desbordan casas, jardineras y las arcadas de sus callejones, invitan a cualquiera a tomar el celular o la cámara y capturar una postal ideal para un recuerdo grato.

El tiempo se arremolina con los pasos o en cada esquina, y permite por poco oler el campo y escuchar los niños al jugar en los manantiales, el correr del agua, las ruedas de madera y el olor a campo de un pasado que, para muchos, no es muy lejano, pero al parpadear te encuentras con los nuevos colores y la nitidez que la vida moderna aporta con sus detalles y estilo de vida, y lo mejor, sin perder el aura de tranquilidad que se vive en Tequis.

Sin duda, la renovación constante de este Pueblo Mágico se debe a la creatividad de sus habitantes y quienes eligieron este lugar para vivir, la cual se refleja en las increíbles propuestas que encuentras en su gastronomía, hospedaje, artesanías y sitios de interés, por lo que podemos recomendarte un agradable itinerario para hacer de Tequisquiapan una verdadera experiencia artesanal.

 

                           

Un paseo matinal por las artesanías.

De cualquier lugar del que provengas, tómate tu tiempo. Te quedarás esta noche en Tequis. Almuerza ligero; hay mucho por ver. El Mercado de Artesanías, un par de cuadras de la Plaza Miguel Hidalgo, es un excelente espacio para ver y adquirir los diversos trabajos de los artesanos locales, sea en cobre, plata, madera, vidrio, vara, mimbre y otros materiales que no podrás dejar de admirar y comprar para regalar o adornar tu propia casa, pero lo recomendable es la paciencia, porque en todos los rincones de este Pueblo Mágico están llenos de artesanías, incluso podrás visitar algunos de los talleres de artesanos y sorprenderte con la técnica y esmero con que elaboran los artesanos sus trabajos en vara y mimbre, que han distinguido a Tequisquiapan desde hace décadas. En la Casa del Artesano, a unos metros de los portales de plazoleta, encontrarás un “tótem” publicitario con las direcciones de esta ruta de artesanías de Tequis, sin hablar de la variedad de canastas, pajareras, bolsos, lámparas, paneras y muchas cosas a base del mimbre tradicional que trabajan artesanos independientes de este Pueblo Mágico.

 

                           

Artesanos del paladar.

La creatividad no solo se mira en las artesanías, sino en la gastronomía también. Una muestra incomparable de ello, la encuentras en Restaurante El Maravillas, a unos pasos de la plaza central, Miguel Hidalgo, pero con una cocina completamente distinta a los negocios que rodean esta la Parroquia de Santa María de la Asunción.

‘El Maravillas’ es un homenaje al abuelo del Chef Alejandro Martínez, que hace de este restaurante, un lugar especial en este Pueblo Mágico. Perteneciente a la asociación de Cocineros Queretanos, Alejandro Martínez hace de su cocina un concepto experimental basado en los sabores y recuerdos de su infancia, sobre todo de sus abuelos. Si hay algo que distingue este restaurante, es sus menús variados y la constante interacción con sus clientes en busca de comentarios que ayuden a construir sus platillos, los cuales están inspirados en sus viajes, conocimientos y descubrimientos para proponer novedades que, sobra decir, son deliciosas, una forma de la alta cocina que se vuelve familiar. No dejes de probar su pan artesanal y sus tostadas caribeñas, pero todo te va a encantar.

 

                           

Recuerdos elaborados a mano.

La tarde te da para curiosear. A solo un par de cuadras, se encuentra el Museo México Me Encanta, un proyecto único que te hará pasar el tiempo sin que te des cuenta, llevándote a tiempos que habrás vivido en tu infancia o en las historias de familia, al México del siglo XX.

Tere Cisneros es la creadora de esta serie de escenas de la vida cotidiana en México del siglo XX, del México rural, el México de provincia. Algunas de sus piezas las elaboró hace casi treinta y cinco años, pero su paciencia y amor por lo que hace sigue construyendo este pequeño mundo en la actualidad, logrando juntar a más de 800 personajes de la vida cotidiana mexicana.

Encuéntrate en el México tradicional de los tianguis, las panaderías, los talleres mecánicos; en el México de las ferias tradicionales, los circos, los funerales, en el de las comunidades; revive los juegos de infancia en los patios, la tradición del altar de muertos, de las pastorelas, las fiestas de XV años y las serenatas; la vida en los balnearios o en los ranchos y comunidades; espacios tan tradicionales y cotidianos como las fondas y puestos de gorditas, como los puestos de banderitas de septiembre o las torterías, todo bajo un humor sano en los detalles de las escenas. Este museo tiene por objetivo inculcar las no tan viejas tradiciones en los jóvenes y hacer recordar a los no tanto. Como dice su nombre, este México te va a encantar.

 

                           

Tequis es descanso.

Y al final de la tarde el descanso es la cereza del pastel. Tequisquiapan se distingue por que es un destino de descanso, que contagia su calma provinciana, lo cual cierra con el hospedaje ideal.

Si buscas un lugar elegante, donde la prioridad sea un sueño pleno. Hotel La Granja, una renovación del primer hotel construido en Tequisquiapan, hace casi 100 años, te ofrece esa opción, con habitaciones cómodas, íntimas, que te invitan a desconectarte incluso del propio lugar, aunque tomes una copa en su bar, o una cena íntima en su restaurante, ahí descansarás plenamente.

Para quienes disfrutan de seguir disfrutando del aura de Tequis, Hotel La Plaza, a un costado de la Parroquia de Santa María de la Asunción, es lo mejor. En su terraza restaurante podrás tener la mejor vista del centro de este maravilloso Pueblo Mágico. Los precios de sus habitaciones y restaurante son incomparablemente accesibles para un lugar con su ubicación. Aquí es continuar tu paseo, pues al interior es caminar entre floridos pasillos, fuentes y al aire particular de la vida en provincia, familiar y romántica a su vez.

Sin embargo, hay quienes prefieren un concepto diferente y vivir lo tradicional desde un punto de vista moderno, cosmopolita. Para ellos, La Casa del Artista cumplirá con sus expectativas. Este concepto de hotel - museo - spa, te contagiará de cierta energía para alargar un poco la noche si eres amante del arte, pues sus habitaciones son homenajes a las figuras más icónicas del arte moderno al que se suman el genio de Da Vinci y de Van Gogh, pero podrás elegir entre Picasso, Dalí, Tamayo y Frida Kahlo o Andy Warhol. Como se dice comúnmente, “cada quien su gusto”.

                                                 

No pueden quedarse sin mención otros destacados lugares para pasar la noche en Tequisquiapan como es el caso de Matian Hotel Boutique, a solo unas cuadras del centro del Pueblo Mágico, que sorprende con un diseño moderno donde lo rústico se adapta a un concepto de elegancia y espacio sin igual en los alrededores. No querrás salir de la habitación, pero la terraza o la alberca o su servicio de bar restaurant te obligará a salir a disfrutar de este espléndido lugar.

Villa Antigua, por su parte, te ofrece la posibilidad de encontrar siempre habitaciones disponibles en su gran complejo compuesto por 60 cuartos de acabados finos y una suit presidencial que no encontrarás en todo el centro del país. Te aseguramos que hospedarte aquí, es estar dentro de una gran mansión con todas las comodidades y servicio de calidad que ellos pueden otorgarte.

En contraste, en los alrededores de la cabecera municipal, Hacienda Real La Nogalera es un espacio completamente rústico, con acabados y detalles dentro de sus 17 distintas habitaciones que te transportarán a la vida hacendaria del siglo XIX, pero con el toque y las comodidades necesarias para nuestra época, con una excelente cocina en su restaurante tradicional, servicio de spa, alberca y cantina para que te olvides de la rutina y des rienda suelta a tu descanso.

Finalmente, no se puede olvidar Hotel Real de San José, a un par de minutos del centro de Tequisquiapan, donde el concepto de hotel cabañas y conjunto de albercas forman un equilibrio ideal entre descanso y diversión familiar, un lugar que a tus hijos les va a encantar.

Todos los hoteles cuentan con todos los servicios, incluyendo alberca, internet inalámbrico, ubicaciones privilegiadas, cafetera y, sobre todo, gran comodidad.

 

                           

 

Momentos especiales

Para una experiencia redonda que te haga vivir Tequisquiapan, la celebración de momentos especiales también tiene lugar en un salón en Alma de Agua, un espacio completamente amigable con el medio ambiente y que reúne todos los elementos distintivos de este Pueblo Mágico para darle el marco perfecto a ese día memorable. Sus cuidados jardines, vides y lagunas artificiales componen el diseño excepcional de este salón de eventos, equipado con cocina amplio salón, vestidores y todo lo que requieres para esa ocasión única.

Y qué mejor forma de hacer un momento inolvidable que un Vuelo en Globo que te lleve a contemplar la majestuosidad del paisaje tequesquipense desde las alturas con esa persona especial. Hoy en día, los paseos en globo aerostático son un atractivo turístico único en Querétaro, y Tequisquiapan los tiene para hacer de tu visita algo realmente inolvidable.

 

Para el regreso.

Qué mejor souvenir de este lugar tradicional que un queso o una cerveza artesanal. La Biquette es una quesería única por su elaboración de quesos de cabra sin conservadores. El sabor, el cuidado y alimentación de sus rebaños, la preparación de sus productos y su particular estilo francomexicano, no tiene comparación en el estado. Te invitamos a detenerte y comprar algunos de sus quesos, sean frescos o maduros, no te vas a arrepentir de probarlos.

Finalmente, también sobre un costado de la carretera, puedes degustar una cerveza artesanal completamente tequesquipense, Cerveza Ópalo. Desde su cerveza oscura o su lager clara hasta el hidromiel, son de sabor excelente, dignas de orillarte, estirar las piernas y tomarte unos minutos para cerrar un fin de semana genial en un verdadero Pueblo Mágico queretano.

Abrir pop