QUERÉTARO TIENE TODO PARA LOS MÁS SABIOS DE LA FAMILIA

 

Querétaro es tan multifacético que no solo cuenta con diversos atractivos y regiones turísticas en todo su territorio, sino que todas ofrecen algo para todos los gustos y edades: para los amantes de las aventuras, de las tradiciones, del vino, del turismo rural, amantes del agua, de la naturaleza, de la historia y del arte en todas sus expresiones, pero, además, se disfrutan en familia, en pareja, con amigos, desde los más pequeños hasta los más grandes.

Y dado que está por llegar el Día de los Abuelos, aprovechamos este espacio para que ellos, los corazones sabios de las familias, disfruten de un Querétaro a su medida.

                                         

 

Es muy probable que tus abuelos adoren tomarse una copa de buen vino. Por eso, la Región de Vinos es uno de los mejores lugares para evitar un cansancio innecesario y al mismo tiempo disfrutar de grandiosos paisajes en un entorno cómodo, familiar y sobre todo de sabor que deja un delicioso sabor de boca para celebrarlos.

Si son de gustos exigentes, puedes llevarlos a Puerta de Lobo a que gocen de la alta cocina de su restaurante y sus vinos galardonados en un entorno campestre de lujo, o bien visitar Tierra de Alonso, con un ambiente familiar, rústico, elegante y lleno de sabor; sin embargo, una opción que no debes dejar de considerar es disfrutar de Hacienda Atongo, con una excepcional arquitectura colonial y un entorno perfectamente equilibrado entre lo rústico y lo elegante, que hará volar su memoria y su gusto por las bellas cosas que han dejado el pasado y la historia.

                              

 

Claro que la mayoría de los abuelos saben disfrutar de las tradiciones, y una de las características de la Región de Vinos de Querétaro es la cercanía con tres encantadores Pueblos Mágicos: Bernal, Tequisquiapan y Cadereyta.

Las plazas centrales de estas tres localidades del semidesierto queretano son perfectas para un paseo lento y agradable a la vista, con jardines apacibles, grandes sombras para disfrutar de una nieve o del pasar del tiempo en estos entornos provincianos que los llenarán de recuerdos de su niñez y juventud, sin olvidar que su ojo y paciencia para los detalles los harán disfrutar de las distintas artesanías que se producen en estos Pueblos Mágicos, desde las excepcionales figuras en vara y mimbre de Tequisquiapan, hasta las prendas de lana en Bernal y la talabartería de Cadereyta.

Aunque un poco más distante, el Pueblo Mágico de Amealco también será un lugar que les encantará a los abuelos, sobre todos si son de quienes adoran los entornos tradicionales y la vida pueblerina, pues los jardines de la plaza principal y la parroquia de Santa María de Amealco poseen una belleza especial que sin duda sabrán apreciar respirando el aire fresco y puro del clima amealcense; además, algo tan tradicional como el mole, y, en este caso, el típico de Amealco, será algo que les va a fascinar.

                                       

 

La Sierra Gorda también tiene algo especial para ellos. Muchos piensan en Puente de Dios, Mirador de Cuatro Palos o los frondosos bosques que rodean la Cascada del Chuveje, en busca de extraordinarias fotos para llenar su Instagram o su red social favorita, pero los abuelos son los que más podrán apreciar la majestuosidad de las cinco Misiones Franciscanas de la Sierra Gorda.

El amor por la cultura y las tradiciones que suele estar presente en nuestros viejos les hará valorar con mayor paciencia y contemplación las increíbles fachadas, llenas de detalles y valor simbólico, en entornos rurales que sabrán apreciar como ninguna otra persona.

A esto se le puede sumar que les encantará la sazón de la Ruta del Sabor y las diversas fondas a orilla de la carretera que la integran, que, a más de uno de nuestros viejos les recordará a sus propios abuelos con ese aroma a leña y sabor sin igual.

                                             

 

Estamos seguros que a muchas abuelitas te agradecerán que les lleves a visitar la Basílica del Soriano en el municipio de Colón, por la importancia religiosa de su virgen, y, si eso les gusta –y no conocen la ciudad de Querétaro-, encontrarán majestuosos templos en la capital que les fascinará, como los retablos que se encuentran en Santa Clara o en Santa Rosa de Viterbo, sin dejar de lado los antiguos templos de El Pueblito, una localidad moderna y muy tradicional de la metrópoli queretana.

Querétaro es también un lugar para nuestros viejos, pero también para esos abuelos jóvenes que aún disfrutan de algo de aventura, pero para ellos seguramente ya sabrás a donde llevarlos. Puedes acompañarlos a realizar pesca deportiva en la Presa de Jalpan, en Tzibanzá o en la Presa de San Pedro, en Huimilpan, pero también a disfrutar de una noche de campo en las innumerables cabañas que se encuentran en todo el estado: solo busca la palabra ‘cabañas’ en este sitio web y te encontrarás con varias opciones que podrás elegir de acuerdo a sus gustos y posibilidades. En Querétaro puedes agradecer los sabios consejos que te han dado toda la vida, con un paseo excepcional en su día.

 

 

Abrir pop