EL SABOR DE LAS TRADICIONES

En esta ocasión queremos hablarte un poco de Querétaro y los sabores típicos (y no tan típicos) de este estado al centro de México. Tan sorprendente como sus atractivos, su gastronomía, tanto tradicional como moderna, te asombrará cuando la pruebes.

Antes de abrir el apetito, vale la pena conocer un poco sobre este fabuloso estado.

Querétaro hoy es uno de los principales destinos turísticos sin playa en todo México. Su ciudad capital fue protagonista de pasajes clave en la historia del país y la belleza arquitectónica virreinal de su Centro Histórico capta tu atención a cada paso, pero esta ciudad cosmopolita no agota lo grandioso de este estado, sino que, al adentrarse en su territorio, las maravillas culturales y naturales y gastronómicas completan un collage turístico sin igual.

Si visitas la Sierra Gorda queretana para disfrutar de sus excepcionales sitios naturales, encontrarás el sabor único de la vida rural; si visitas la ciudad, encontrarás infinidad de restaurantes, fondas y mercados donde tu paladar transita desde la antojería típica hasta la cocina de autor, pero si exploras la región de vinos, te hallarás en medio de un territorio lleno de exquisiteces que se combinan con paseos interminables por cuatro Pueblos Mágicos, poseedores de grandes tradiciones artesanales (lana, cestería, cerámica) y lugares incomparables (la majestuosa Peña de Bernal, el campamento La Isla Tzibanzá, Jardines Botánicos de Cactáceas, haciendas) que necesitarás tiempo para conocerlos y gozarlos.

Al final, la gastronomía queretana atraviesa el estado con sus variados sabores, pero siempre hay algo que distingue a cada una de estas regiones.

                                                      

Los sabores típicos.

Gran parte de la cocina típica queretana, como en todos lados, integra los frutos endémicos de la región, por lo que, en ciertos casos, muchos platillos coinciden con los preparados en toda la región del Bajío… pero en los detalles está la magia.

Si tenemos que enumerar los platillos más típicos de Querétaro, por supuesto estarán las enchiladas queretanas, pero también las gorditas de maíz quebrado. Estas dos delicias puedes degustarlas prácticamente en todo el estado. En la capital, junto a los guajolotes (un típico pambazo que se distingue por el relleno de carnitas para acompañar las papas y zanahorias al interior), las enchiladas queretanas (bañadas también en salsa guajillo, fritas y adornadas con papas, zanahoria, queso fresco y crema, encima de una cama de lechuga) son un antojo típico, pero en la Sierra Gorda encuentras un detalle especial: se acompañan de cecina serrana.

El mismo caso sucede con las típicas ‘gorditas’, que pueden rellenarse de diversos guisos, encontrarse en diferentes tamaños y colores, pero si se busca unas con sello distintivo, las gorditas de maíz quebrado que pueden encontrar en el Pueblo Mágico de Bernal, donde son tan imperdibles como el ascenso a la maravillosa Peña.

En la Sierra Gorda, Querétaro presume la sazón de la gastronomía rural en la conocida Ruta del Sabor, formada por una variedad de fondas que se encuentran a un costado de las carreteras que atraviesan esta región natural. Los platillos en sus menús, si bien te serán familiares, lo interesante está en la sutil diferencia de la sazón serrana.

                                        

 

¿O qué decir del Mole de Guajolote de Amealco? En este Pueblo Mágico de Querétaro, el mole negro hecho a base del caldo del pavo, el sabor de su carne, lo hace tan especial que se ha transformado en una tradición del lugar, a tal punto que los martes son de mole. 

 

Para presentar la gastronomía típica de la región de vinos, es necesario pasarnos a las bebidas tradicionales queretanas: el pulque, el licor de manzana y el vino.

El pulque, bebida tradicional de origen prehispánico, es una bebida típica en gran parte del territorio queretano debido a las condiciones climáticas donde habitan los magueyes, sobre todo en la zona del semidesierto que se extiende en todo el altiplano central del estado; sin embargo, tanto en Amealco, al sur del estado, como en las comunidades serranas, esta bebida espumosa y refrescante es parte de la dieta tradicional. Incluso, en la comunidad de Boyé, en el municipio de Cadereyta, es parte esencial de una feria gastronómica conocida en todo el estado: la Feria de la Barbacoa y el Pulque, que se realiza cada año en este lugar en medio del semidesierto. Como podrá notarse, aquí la barbacoa es protagonista, y hay quienes dicen que es la mejor de la región.

Sobre el licor de manzana, hay qué decir que se ha vuelto una bebida típica desde hace un par de décadas, cuando este fruto proliferó en las zonas altas de la Sierra Gorda, como San Joaquín o Pinal de Amoles, donde estos fermentados tienen la mayor reputación por su calidad y sabor.

                                       

Sin embargo, lo que más ha ganado prestigio en los últimos años han sido los vinos queretanos, los cuales, a pesar de la inusual geografía donde se siembran las vides (que generó el concepto de viticultura extrema), son poseedores de un sabor único, reconocido por los numerosos premios a nivel nacional e internacional, en especial, en los vinos espumosos.

Con variedades como merlot, syrah, malbec, marselán, tempranillo y cabernet sauvignon en uvas tintas, y vides con xarel-lo, chardonnay, macabeo y sauvignon blanc, para los blancos y espumosos, las más de treinta casas vitivinícolas que existen en Querétaro han hecho de este fermentado un producto típico de la región que, además, se ha posicionado entre los conocedores junto a su complemento perfecto: los quesos artesanales que se producen en esta misma zona vitivinícola.

 

Si esta breve presentación no te ha abierto el apetito, estamos seguros que te habrá contagiado de ganas de conocer este gran lugar de México y probar el sabor que los distingue de otras latitudes del centro de la república.

Abrir pop