CELEBRANDO LAS BONDADES DE LA TIERRA

 

El vino ha sido objeto de disfrute (incluso de adoración) durante miles de años. Desde el cultivo de la vid, el proceso de producción es un ritual y semejante bondad de la tierra debe festejarse. La vendimia (palabra que refiere la recolección del fruto para la obtención del vino) sigue siendo una fiesta hasta nuestros días.

Por las condiciones climáticas y geográficas del semidesierto queretano, la temporada de cosecha de las uvas tiene lugar entre el mes de mayo y septiembre de cada año, meses en que las vitivinícolas de nuestra Región de Vinos los hacen motivo de celebración que comparten con el público que asiste a los viñedos a cortar los rojos racimos y a sentir en los pies el mosto de las uvas a la manera en que los antiguos extraían el zumo antes de pasar a la fase de fermentación.

El éxito y la calidad de los vinos queretanos se ha visto reflejado en el aumento de las fiestas de vendimia en la región, y con ellas, las diferentes propuestas para divertirse: fines de semana de buena música, exposiciones de arte y fotografía; días de probar los diversos vinos y los mejores productos de estas tierras.

Como en los países vinícolas más prestigiados, la temporada de vendimias en Querétaro se ha convertido en un verdadero producto turístico, tanto por el entretenimiento, los paisajes, como por las experiencias disponibles para el paladar y la oportunidad de pasar una agradable tarde con los amigos y la familia.

Este verano, entre las posibilidades que puedes encontrar para disfrutar de tus vacaciones en Querétaro, los viñedos en plena temporada de vendimias es una opción que, con seguridad, va a ponerte de buenas.

Entre las ofertas para este año están:

personas pisando uvas en la vendimia